Relación entre el ejercicio físico y el sangrado vaginal

La duración de un ciclo menstrual varía entre 3 – 5 semanas en una mujer adulta y entre 3 – 6 semanas en adolescentes; el National Women´s Health Information Center dió a entender que varias mujeres experimentan un sangrado anormal en alguna etapa de su vida. El sangrado entre ciclos, periodos demasiado frecuentes o escasos y la pérdida abundante de sangre son los ejemplos de sangrado anormal. El estrés, las enfermedades, los desórdenes alimentarios y un desequilibrio hormonal pueden desencadenarlo, tanto como ejercicios incontrolados, largos, intensos y/o excesivos.

Ejercicios Exigentes y Estres

Hacer ejercicio de manera regular puede beneficiar tu salud y tu bienestar general, y entrenar durante la menstruación en realidad ayudar a aliviar malestares y calambres dolorosos. Por otro lado, ejercicios extremadamente exigentes pueden irrumpir en el equilibrio hormonal, como someter al cuerpo a un ejercicio físico excesivo eleva los niveles de estrés, lo cual puede causar el sangrado después de ejercitarse. El Journal of Endocrinological Investigation publicó en el 2008 un estudio en donde los efectos del ejercicio sobre los niveles de estrés fueron investigados. Según este estudio, entrenamientos de baja intensidad reducen cierta cantidad de hormonas de estrés cortisol, mientras que ejercicios extenuantes muestran unos niveles elevados de esta hormona. Por tanto esta probado que nuestro cuerpo responde a estrés físico liberando cortisol, esta hormona ayuda a tu cuerpo a combatir situaciones de riesgo.

Mujer entrenando piernas prensa 45 grados

Estados continuados de estrés alteran el balance de los niveles de progesterona y estrógenos, haciéndote susceptible a períodos irregulares y sangrados anormales. Lo ideal sería mantener unas rutinas cortas de entrenamiento para evitar niveles de estrés elevados (el cortisol aumenta cuando los entrenamientos son intensivos y duran más de 45 o 60 minutos).

Sangrado vaginal fuera de lo normal

Un sangrado o manchado entre los ciclos menstruales, después de una relación sexual, después de la menopausia o después del ejercicio (como explicabamos anteriormente) es considerado anormal. Los cambios en el ciclo menstrual pueden ocurrir como resultado de fluctuaciones hormonales, estrés físico y emocional, cambios en nuestros hábitos alimenticios o estilo de vida, embarazo u otro tipo de enfermedades. Los sangrados anormales y períodos inusualmente abundantes, conocidos como menorragia, pueden estar relacionados a trastornos como miomas uterinos, endometriosis, pólipos cervicales, enfermedades de transmisión sexual o cáncer cervical, de modo que es recomendable consultes con tu ginecólog@ si estás experimentando sangrados anormales después de hacer ejercicio o en cualquier otro momento durante tu ciclo menstrual.

Fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18787373

https://www.flujovaginal.com/c/sangrados/

Compartir Esta Entrada En

Enviar un comentario