Ritmo Cardiaco (I). Como Trabaja y Porqué Controlarlo.

En la entrada anterior os dabamos 10 razones para controlar el ritmo cardiaco de nuestros alumnos, hoy os vamos a  explicar como trabaja el ritmo cardiaco y porqué deberiamos controlarlo en nuestro entrenamiento.

Cómo trabaja.

Cuando comenzamos a entrenar, nuestro ritmo cardíaco se incrementa rápidamente en proporción a la intensidad del entrenamiento.
En los Monitores de Ritmo Cardíaco compuestos de un cinturon transmisor y un receptor en forma de reloj de muñeca, el cinturón detecta el electrocardiograma (ECG – la señal eléctrica originada en su corazón) y envía una señal electromagnética al receptor en el que aparece la información sobre el ritmo cardíaco.
El corazón mueve la sangre desde los pulmones (en los que la sangre toma oxígeno) hacia los músculos (dónde se quema el oxígeno como combustible) y posteriormente la devuelve a los pulmones de nuevo. A entrenamientos más intensos, más combustible necesitan los músculos y más duro tendrá que trabajar el corazón para bombear sangre enriquecida con oxígeno a los músculos.
A medida que vamos mejorando nuestro estado físico, nuestro corazón es capaz de bombear más sangre con cada latido. Como resultado, nuestro corazón no necesita latir con tanta frecuencia para obtener el oxígeno necesario para sus músculos, decreciendo el ritmo cardíaco de descanso y el ritmo cardíaco de ejercicio en todos los niveles de esfuerzo.
Nuestro ritmo cardiaco varía de un valor mínimo cuando está en reposo a un valor máximo cuando está haciendo ejercicio de alta intensidad. El ritmo cardíaco durante el entrenamiento se mide mediante porcentajes de nuestra Frecuencia Cardíaca máxima.(FCmax). Cada tramo de porcentajes es útil para determinados objetivos y está asociado con diferentes beneficios para la salud.

Porqué Controlarlo.

Al controlar el ritmo cardíaco, la simple observación de la dureza de nuestro entrenamientos, nos lleva a controlar nuestros latidos y hacer un uso correcto de estos.  Un monitor de ritmo cardíaco es como un cuenta vueltas, dando una precisa medida de la intensidad del ejercicio durante la realización de este. Tanto los atletas profesionales como los amateurs, han confiado durante décadas en la información provista por su monitor de ritmo cardíaco por las siguientes razones:

1.    Entrenar a su propio ritmo ideal y el adecuad es posible con un monitor de ritmo cardíaco.
2.    La medición directa del ritmo cardíaco durante el ejercicio es la manera más precisa de graduar la intensidad y la calidad.
3.    Los progresos pueden ser medidos y controlados, incrementando la motivación.
4.    Maximiza los beneficios del ejercicio en un limitado período de tiempo.
5.    Introduce una observación objetiva es decir ¿Está usted en el camino correcto?, ¿está progresando?
6.    Es una herramienta para regular la frecuencia y la intensidad del trabajo.
7.    Por el efecto inmediato que provee, el monitor del ritmo cardíaco es nuestro socio ideal en los entrenamientos.

Autor: Oscar Morales

Autor: Oscar Morales

Compartir Esta Entrada En