Reebok Condenada a Devolver el Dinero porque sus Zapatillas no Tonifican los Gluteos

Muchos conocen las famosas zapatillas EasyTone que, según promocionaba Reebook, ayudan a tonificar los glúteos con sólo utilizarlas para caminar,  ahora le costarán al fabricante deportivo una gran suma de dinero, ya que la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos ha sentenciado a Reebok que deberá devolver el dinero porque sus zapatillas no tonifican los glúteos.

Reebok acordó con la FTC pagar 25 millones de dólares a modo de reintegros para los compradores de sus modelos de zapatillas EasyTone y RunTone porque ha publicitado con afirmaciones falsas el beneficio de su uso. Aunque Reebok sigue en desacuerdo con las alegaciones de la Comisión, abonará la suma antes dicha a fin de evitar una interminable batalla legal.

La FTC tomo las medidas antes dichas tras repetidas quejas de sus usuarios y por ello, el dinero estará disponible para los consumidores ya sea en forma directa en la FTC o a través de una demanda colectiva aprobada por la justicia.

Con esta demanda la FTC quiere que en las publicidades se ejercite la responsabilidad al momento de hacer afirmaciones respecto a la salud y que estas siempre estén apoyadas en la ciencia, algo que creíamos era así en el caso de las zapatillas Reebok pero que al parecer, no sucedió porque sus publicidades no tienen fundamentos válidos según la entidad demandante.

En definitiva, lo que debemos rescatar de esto es quizá la errónea idea mágica que creamos acerca de un producto, cuando en realidad, el calzado, la máquina u otro aparato, puede resultar efectivo si nosotros lo empleamos correctamente y hacemos algo, pues no por calzar una zapatillas y sentarnos o caminar unos pocos metros vamos a tonificar nuestros muslos y glúteos.

Las empresas se aprovechan de esta idealización que solemos hacer los consumidores al momento de ver una publicidad de un producto y por eso, debemos mirar críticamente antes de comprar cualquier cosa, sin pretender soluciones mágicas ni efectos milagrosos en nosotros, que quizá nunca se hagan presentes a pesar de costarnos mucho dinero.

Autor: M.Quintanilla

Via: Vitonica

Compartir Esta Entrada En