Mitos: Haciendo abdominales pierdo la grasa acumulada?

Hoy en fitfusion os vamos a hablar sobre algunos mitos del deporte, en este caso, concreto trataremos uno muy extendido… habéis escuchado algo así como, “si hago 300 abdominales pierdo toda la grasa que he acumulado tras 1 año de inactividad y de tapitas,?”… PUES NO¡¡¡ eso si vas a tener el abdomen muy fuerte y eso es importante, pero eso lo explicaremos en otro momento.

El caso, es que el ejercicio abdominal esta catalogado como un ejercicio anaeróbico, esto quiere decir que no utiliza el oxígeno en su metabolismo, y sin este no es posible oxidar la grasa como fuente de energía, realmente, lo que hace es utilizar el glucógeno que proviene de los carbohidratos, y este glucógeno se almacena en los músculos, hígado, y sangre, durante la contracción muscular, el glucógeno rompe su cadena de moléculas de glucosa liberando de esta manera la energía que necesita para dicha contracción.

Debido a esto último, como podéis ver, en realidad no es la grasa lo que se utiliza como fuente de energía.

Para oxidar un acido graso de cadena larga, se necesita de la presencia del oxigeno, ósea haciendo ejercicio cardiovascular o aeróbico, ( correr, andar a paso muy ligero, bici o diversas clases colectivas,) el glucógeno tarda más de media hora en agotarse y es lo primero que vuestro cuerpo va a utilizar, le da igual que sea aeróbico o anaeróbico.

La manera óptima para reducir la grasa acumulada en nuestro cuerpo, es hacer primero un poquito de musculación 30 minutos con mucha intensidad y posteriormente algo de ejercicio aeróbico, ya que esto causara un poco de hipoglucemia o lo que es lo mismo un descenso del glucógeno, de modo que todo el tiempo que estés haciendo ejercicio aeróbico estarás utilizando y quemando la grasa directamente.

Espero que os sirva de ayuda.

Autor: Sergio Pérez

Autor: Sergio Perez

Mi andadura profesional comienza a los 14 años de edad. Un muchacho mas bien flacucho que le pidió a su madre que le apuntara a un gimnasio para ganar algo de peso. Por aquel entonces mi tío era gerente de un gimnasio humilde, con maquinas hechas a mano y pesas de colores, rodeado de un ambiente sano y muchísima motivación para mi fue el mejor del mundo. Sin los avances que hay en la actualidad en nutrición y suplementación deportiva o la gran biblia de conocimientos que hoy día supone Internet…empezó la guerra!! Tras algunos años de entrenamiento, gane peso. Pero mi objetivo era seguir avanzando: necesitaba más conocimientos. Tuve la suerte de compartir algunos años con los que serian mis mejores preparadores y consejeros de ellos aprendí muchas nociones relacionadas con entrenamiento y nutrición. Y mi desarrollo final lo lleve a cabo realizando diversos cursos como Entrenador de Sala y Maestro Nacional. Aunque no seria mi vocación definitiva, me presente a varios campeonatos de culturismo, ganando el de Málaga y seguidamente el de Andalucía. Pero mi vocación llegaba aun más lejos. Como filosofía de vida arraigada desde mi comienzos, necesitaba hacer participe a los demás de mis conocimientos a nivel deportivo pero también nutricional. Hoy por hoy me siento orgulloso de poder decir que he ayudado a muchas persona a sentirse bien consigo misma a través del deporte y de entender como una dieta sana y equilibrada ayuda a tu bienestar y tu calidad de vida.

Compartir Esta Entrada En