Flexibilidad. Por qué deberias trabajarla en tus entrenamientos

La Flexibilidad

El termino flexibilidad puede definirse como la capacidad que tienen las fibras musculares de adaptarse mediante su elongación a los distintos tipos y grados del movimiento articular.

Aunque inicialmente se pueda tener la percepción de que este tipo de trabajos sólo es importante para deportes como la gimnasia ritmica, lo cierto es que es aconsejado incluirlo en cualquier rutina de entrenamiento, al final del artículo os contamos por qué.

 

Métodos para trabajar la flexibilidad

Para mejorar el rango de movimiento de una articulación podemos optar por diferentes métodos para conseguir nuestro objetivo, a continuación os describimos 4 metodologías para ello empezando por la que consideramos la más efectiva:

Método de trabajo por Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP)

Este método es el más eficaz, aunque al mismo tiempo es el más exigente y complejo, recomendandose además que esté supervisado por un profesional cualificado.

Para ello estiraremos un músculo hasta su maxima elongación posible, una vez en esta posición su antagonista querrá recuperar la posición inicial mediante contracción isométrica, al mismo tiempo el compañero o ese profesiona que te supervisa debe querer impedir el movimiento, posteriormente el músculo que se estira se relaja  sin perder la posición de estiramiento, para que, a continuación intente una máxima elongación del músculo que estamos estirando.

Método de trabajo estático activo

Este método es de gran eficacia y menos complejo que el anterior, aunque aún así requiere de una gran concentración.

En este caso estiramos el músculo hasta su máxima elongación, una vez en esta posición el antagonista intenta recuperar la posición inicial mediante contracción isométrica de algunos segundos (igual que en el caso anterior) mientras continua la fuerza de tu compañero o entrenador para buscar un nuevo punto máximo de elongación.

Método de trabajo estático pasivo

Es una metodología de trabajo eficaz y sencilla, muy utilizada de forma sistemática en las rutinas de entrenamiento ya que no conlleva demasiado riesgo y puede llevarse a cabo de forma individual o asistida por un compañero o entrenador personal.

Durante el ejercicio de estiramiento se asume una posición que debemos mantener con ayuda de otra parte del cuerpo o con nuestro compañero hasta que, poco a poco desaparece la sensación de dolor inicial que marca el punto máximo de elongación del músculo que pretendemos estirar.

Mujer estirando para mejorar flexibilidad

Conclusiones

Un trabajo sistemático sobre la capacidad máxima de elongación de nuestras articulaciones y fibras musculares mejora el rango de movimiento y reduce el riesgo de lesiones y tensiones que pueden provocar periodos de inactividad forzados y/o perdida de rendimiento para el deportista profesional (o no tan profesional), independientemente de que su disciplina sea la gimnasia ritmica, artistica, natación, baile deportivo … o cualquier otra.

Algunas disciplinas como el Yoga, Pilates basan gran parte de su trabajo en ejercicios que acaban mejorando considerablemente la flexibilidad de nuestro cuerpo.

Compartir Esta Entrada En

Enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.