Aumenta Tus Niveles de Energía Practicando Deporte.

Lo último que una persona que va todo el día a rastras por ahí como si llevara una mochila de 40 kilos a su espalda desearía escuchar, es que debe de hacer más ejercicio. Ya que por norma general, se asocia el ejercicio al esfuerzo y por defecto al cansancio físico. Pero, si bien es así, (es decir hay un desgaste físico), una de las mejores cosas que podemos hacer para recargar nuestras pilas es mover el esqueleto y hacer deporte. En realidad, solo unos minutos diarios (entre 30 y 45) pueden cambiar nuestro estado anímico y enterrar nuestro cansancio.

Nuestros niveles energéticos dependen de numerosos factores como la genética, la nutrición, el sueño o la ansiedad emocional. Muchos de estos factores no pueden ser controlados, pero si hay un factor que está totalmente bajo nuestro control y ese factor es el ejercicio físico. El cuerpo humano está diseñado y concebido para el movimiento, no para el sedentarismo. Razón por la que el ejercicio físico (movimiento), hará que aumentemos nuestros niveles energéticos.

¿Cómo trabaja el deporte para aumentar los niveles de energía?

el deporte aumentará tus niveles de energía1 – Los niveles de energía dependen de la capacidad de los tejidos musculares para producir más energía, que a su vez depende del oxígeno.

2 – El oxígeno se transporta por todo el cuerpo a través de la sangre.

3 – El ejercicio, aumenta el ritmo cardíaco y aumento del flujo sanguíneo que lleva oxígeno y nutrientes a los tejidos musculares.

4 – La mejor circulación sanguínea también mejora el aporte de oxígeno a nuestro cerebro, por lo que nos sentimos mentalmente más alerta y más energéticos.

Además, cuando hacemos ejercicio regularmente, aumentan las enzimas que utilizan glucosa en el cuerpo de un modo más eficiente. Esto nos ayuda a luchar contra los “bajones”. Por otro lado, un cuerpo en forma también tiene un sistema inmune mucho más fuerte.

Las enzimas son proteínas que causan un cambio químico específico en otras sustancias (sin ser ellas mismas modificadas). A modo de ejemplo, pueden convertir los almidones, proteínas y azúcares en sustancias que el cuerpo pueda utilizar. Las enzimas también ayudan en la coagulación de la sangre.

En un estudio realizado en la Universidad de Georgia, un grupo de investigadores recetaron a un grupo de 10 personas, 30 minutos de ejercicio aeróbico a intensidad moderada tres veces por semana durante seis semanas.

El segundo grupo de 10 personas, recibió instrucciones de hacer ejercicio aeróbico de baja intensidad durante el mismo período de tiempo.

Y el tercer grupo de control, recibió la orden de no hacer nada de ejercicio en absoluto.

Al final del estudio, tanto el primero como el segundo grupo tuvieron un incremento del 20% en los niveles de energía en comparación con el tercer grupo que no obtuvo ningún tipo de cambio.

Además, el grupo de baja intensidad, obtuvo una bajada del 65 % en la sensación de fatiga, mientras que los que hicieron el ejercicio más intenso obtuvieron un descenso del 49 %.

Otro interesante estudio del 2007, también reveló que el ejercicio regular puede reducir los niveles de fatiga y aumentar los de energía, incluso en personas que sufren condiciones médicas crónicas asociadas con la fatiga, como el cáncer y las enfermedades del corazón.

aumenta tu energía practicando deporte¿Qué ejercicios puedo hacer para aumentar la energía?

No necesitas apuntarte a un gimnasio para hacer ejercicio a un nivel bajo o moderado (la escusa de no tengo dinero para un gimnasio, no sirve)

Haciendo 30 minutos al día, tres veces por semana, realmente podemos aumentar nuestros niveles.

Éstos son algunos tipos de ejercicios con los que podemos empezar:

• Caminar

Caminar es una de las formas más sencillas y agradables que existen de hacer ejercicio. Solo 20 minutos al día de caminata a paso ligero, pueden ayudar a nuestro corazón a bombear más sangre.

• Subir escaleras

Evita usar el ascensor y utiliza las escaleras de tu edificio para darte un impulso energético.

• Correr

Es el siguiente paso natural después de caminar y subir escaleras, no hace falta ser Usain Bolt, corriendo a un ritmo suave y con pulsaciones mantenidas, es más que suficiente para empezar a notar como aumentan nuestros niveles de energía.

• Baile

Escuchar música que nos guste, en el salón de nuestra casa u mover el cuerpo a su ritmo, es una actividad divertida que nos aportará numerosos beneficios para la salud.

Para los más avanzados:

Actividades como jugar a fútbol, tenis, pádel, baloncesto, nadar, bicicleta, senderismo, artes marciales, etc… pueden ofrecernos beneficios similares si las practicamos con mesura.

Hormona de la felicidad

Por último, ya sabeís que al hacer deporte producimos endorfinas (la hormona de la felicidad) y que mejor que ser feliz para olvidarse del cansancio y la fatiga.

Las endorfinas, son péptidos (pequeñas proteínas) derivados de un precursor producido a nivel de la hipófisis, una pequeña glándula que está ubicada en la base del cerebro. Cuando hacemos deporte esta glándula es estimulada, produciéndose endorfinas en el organismo, las que van a actuar sobre los receptores que causan analgesia, además de producir un efecto sedante similar a los que genera la morfina, un opiode exógeno bastamente conocido por estas mismas propiedades. Es por esto que las endorfinas son consideradas nuestros opiodes endogenos, es decir producidos por nuestro organismo.

Los estudios demuestran que las endorfina son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, además de actuar a nivel cerebral produciendo experiencias subjetivas, que son sensaciones intensas, bien conocidas por los deportistas como son la disminución de la ansiedad y la sensación de bienestar. Además de la analgesia y sedación antes mencionada.

Conclusión

Eso sí, recordad que si empezáis a practicar deporte después de un periodo sedentario, lo mejor es hacerlo poco a poco y después de haber consultado a vuestro medico. Ya que la función del ejercicio como hemos dicho es aumentar vuestra energía, no lo contrario.

Autor: M.Quintanilla

Via: Sportfactor

Compartir Esta Entrada En