¿Qué le exijo a mi batido de proteínas?

Llega un momento en nuestro plan de entrenamiento en el que obtener de nuestra dieta todas la proteínas necesarias para un correcto desarrollo muscular se hace física y económicamente imposible. Para conseguirlas en el momento justo en el que las necesitamos deberíamos consumir un volumen de carne enorme, con los problemas derivados de su ingesta: las grasas que acompañan las proteínas de origen animal y el elevado coste económico.

Es justo en ese momento donde entran en juego los tan famosos batidos de proteínas, que pasan de no ser necesarios en las primeras fases del entrenamiento a ser el factor clave que puede marcar la diferencia entre un buen físico o uno realmente espectacular.

Pero amigos, no cualquier batido proteico es válido para nuestros propósitos. Solo falta echar un vistazo a cualquier tienda de nutrición para darse cuenta de que en el mercado hay infinidad de marcas que nos prometen los mejores resultados bajo diferentes rangos de precio. ¿Cómo no perderse en esta jauría de marcas y etiquetas coloreadas? Pues aquí el motivo de este artículo: aprender a descifrar sus etiquetas y conocer las diferencias entre la procedencia de los sueros para escoger la que más nos convenga en cada momento.

Que debemos pedirle

 Para empezar lo que demandamos en un batido proteínas es justamente eso, que sus proteínas sean lo más puras y limpias posible y que no vengan cargadas de grasas e hidratos de carbono.

 La fuente de donde se obtiene la mayoría de los batidos de proteínas en polvo es un desecho de la leche denominado suero. A partir de ahí, las marcas que los fabrican, añaden nutrientes adicionales para mejorar la asimilación, digestión y el sabor. Por lo tanto la calidad del batido que escojamos depende del tipo de suero empleado (grado de pureza) y de los ingredientes adicionales de la mezcla.

 

Tres tipos de Batidos de Proteínas

Según la calidad del suero empleado podemos encontrar tres tipos de batido:

  • Los aislados de proteína de suero: es la forma más pura de proteína de suero, incluye aminoácidos esenciales de alta calidad y se digiere muy deprisa. Algunas marcas la incluyen hasta en un 90% del producto y son perfectas para los batidos post-entreno, puesto que nos aportan proteínas de alta calidad de forma casi inmediata justo en el momento en que más lo necesitamos.
  • Hidrolizados de proteína de suero: el suero de alta calidad ha sido desglosado en moléculas más pequeñas, denominadas péptidos, que son digeridas por el organismo más fácilmente. Al igual que los aislados, son perfectas para un batido post-entreno.
  • Concentrados de proteína de suero: significa que la proteína de suero ha sido menos filtrada, es menos pura y contiene más sustancias complementarias, como por ejemplo un índice mayor de los carbohidratos de la propia leche. Que la proteína sea menos pura produce una asimilación por parte del organismo más sostenida, produciendo que la liberación en el torrente sanguíneo sea más lenta.

 

Conclusion:

Visto todo esto, como primera regla y de forma general, exigiremos que la mezcla posea al menos un 80% de proteína, independientemente de su pureza (aislado, hidrolizado o concentrado).

 En cuanto a la grasa que contienen, deberíamos escoger uno que esté por debajo del 3%, ya que como bien sabemos hemos de consumir grasas sanas procedentes de alimentos saludables.

Los hidratos deberán ser los mínimos posible en el total de la mezcla, y deberían estar por debajo del 5%. Si deseamos aumentar su presencia en nuestro batido priorizaremos agregarlos de forma natural, añadiéndole leche, cereales (avena, muesli) o incluso frutos secos. Esto además de aportar carbohidratos a la mezcla también ralentiza la absorción de las proteínas, haciendo que su liberación sea más sostenida.

 El resto de componentes del batido están destinados a diferentes funciones, como por ejemplo evitar los grumos al mezclarlo con líquidos, fibras, endulzantes, saborizantes, enzimas digestivas que facilitan que el batido nos siente bien y otro tipo de sustancias como aportes extra de aminoácidos, vitaminas y minerales.

 En resumen, nos aseguraremos que el batido que escojamos sea:

  • Con un % alto de proteína de calidad (aislado o hidrolizado)
  • Bajo en grasas (menos del 3%)
  • Bajo en hidratos (menos del 5%)

 A partir de ahí, todo lo que venga “de más” será un extra ofrecido por la marca del batido para diferenciarse de la competencia y que tendremos que valorar de una forma subjetiva, si nos gusta más el sabor, la textura, …

Autor: Jonathan Lopez

Twitter: @wetrain2gether
Facebook: http://www.facebook.com/WeTrainTogether

Autor: Jonathan Lopez

Técnico en Musculación, nutrición deportiva y Entrenador Personal. Blogger y muchas otras cosas más. Te atiendo en www.wetraintogether.com

Compartir Esta Entrada En