Nutrición de un Piloto de F1

Empezamos la semana, y como buen aficionado a los deportes de motor, lo hacemos con la vista puesta en el próximo GP de India de F1, y por ello hoy os traemos a para que podais comparar con vuestros hábitos, una descripción de las necesidades alimenticias o nutricionales que requiere un piloto de Formula 1.

Una condición física óptima para la conducción al igual que en el fitness, tiene una relación muy estrecha con una dieta adecuada y saludable. Al piloto hay que proporcionarle energía y sales minerales para el rendimiento en general y proteínas para los músculos; todo esto sin afectar al metabolismo o al sistema digestivo, puesto que esto puede repercutir en la capacidad y reacciones mentales. Los alimentos de digestión fácil y rápida son esenciales. Los pilotos toman carbohidratos, excelentes para proporcionar energía sin tener que hacer una digestión larga y pesada. La dieta más equilibrada es la que aporte carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales, añadiendo complementos para deportistas si fuera necesario.

A medida que avanzaban sus investigaciones en medicina deportiva aplicada a la Fórmula 1, el doctor Ceccarelli reparó en ciertos cambios químicos que se producían en la sangre de los pilotos: el estrés físico y mental estaba provocando unas curiosas variaciones hormonales en sus organismos. A los pilotos que formaban parte del programa se les extraía una muestra 30 minutos antes de correr y se comparaba con otra de después de la carrera. La falta de interés de los jefes de equipo en aquellos años obligaba a crear diminutos “laboratorios clandestinos” en el ‘motorhome’. De estos análisis se obtuvieron resultados que ayudaron no sólo a demostrar los niveles de estrés sufridos en este deporte, sino a saber qué nutrición era la más adecuada, cuáles eran los niveles de deshidratación y qué sales minerales debían contener las bebidas isotónicas que se les proporcionaba a los pilotos.

La composición de la bebida es importante: un piloto pierde de 2 a 3 litros de líquido en una carrera, con lo que es importante mantener un nivel de fluidos constante, pues se ha demostrado que la deshidratación repercute enormemente en la capacidad física y mental: perder un 4% de líquidos puede disminuir la atención en casi un 40%. Por lo tanto, la dieta y la bebida se personalizan tanto como los ejercicios, y dependerá del metabolismo y consumo energético de cada piloto.

Los pilotos son como motores

“Con los exámenes médicos, incluyendo monitorización durante el ejercicio en nuestro gimnasio, saco conclusiones del nivel de fluido corporal, estrés físico y mental, masa muscular y consumo de energía. Los pilotos son como motores: algunos consumen mucho ‘combustible’ durante las carreras, y otros algo menos”, explica el doctor Ceccarelli.

Con el fin de ayudar a cada piloto a desarrollar todo su potencial, cada uno cuenta con una dieta personalizada, realizada según las exigencias de su organismo. Esto incluso comprende pruebas para descartar posibles intolerancias alimenticias, pues es importante que las digestiones sean fáciles y rápidas. La hora de las comidas influye tanto como lo que se come. Aquí tenemos un prototipo de horario:

  • 07:30, desayuno: leche y/o yogurt con cereales, fruta fresca…
  • 08:00, masaje para acondicionar los músculos.
  • 09:30, ejercicios de calentamiento.

Lo ideal es que el almuerzo tenga lugar aproximadamente cuatro horas antes de la carrera, pero la apretada agenda del piloto no siempre lo hace posible, con lo que se suele hacer lo siguiente:

  • 11:30, una ligera ración de pasta y sopa vegetal.
  • 12:00, los pilotos se toman un descanso, a veces duermen.
  • 12:40, otro masaje para “despertar” los músculos.
  • 13:15, los pilotos ya están listos para meterse en el coche.
  • 14:00, se inicia la carrera.

Al final de la carrera, los pilotos toman una buena comida para recuperar las vitaminas y proteínas perdidas. Normalmente, los fisioterapeutas de cada piloto son los que también cuidan de su dieta y preparan las bebidas energéticas. El “fisio” de Felipe Massa, Matteo Orsi, nos pone otro ejemplo describiendo el día a día de su piloto:

“Felipe desayuna cereales con leche y un almuerzo ligero sobre las 11:30 h. Los días previos a la carrera, suele almorzar pollo con ensalada, por la tarde una barrita energética, y por la noche de nuevo algo de ensalada con carne. Si está realmente hambriento, incluye algo de pasta”.

El día de la carrera las cosas son algo diferentes: “El domingo llegamos algo tarde al circuito, así que toma tostadas y zumo de naranja para desayunar”, aclara Matteo. “Una hora antes de la carrera toma su almuerzo: pasta, porque necesita energía basada en carbohidratos durante las dos horas que dura la carrera. Felipe bebe alrededor de un litro y medio de bebida isotónica en un día y durante la carrera más o menos otro medio litro. Al terminar la carrera ha perdido casi dos kilos, especialmente en circuitos como Baréin o Malasia. Durante el ‘briefing’, por la tarde, suele comer pasta con tomates frescos, uno de sus platos preferidos. Por la noche come lo que quiere, y empezamos de nuevo cuando nos encontramos el siguiente fin de semana de carrera”.

Aunque el patrón suele ser común, cada equipo define su menú. Cuando corrían para McLaren, Kimi Räikkönen y Juan Pablo Montoya desayunaban cereales con plátano y leche semidesnatada, acompañándolo de un complemento vitamínico. Para almorzar tomaban pollo o salmón con arroz y tomates, y para cenar, pasta con jamón, o también pescado, o carne con arroz. A lo largo de la mañana, tomaban un batido de proteínas y una barrita energética.

Los fisioterapeutas también cuidan que su piloto no tenga excesos, y más cuando el peso cobra importancia por la presencia del KERS en el vehículo. Fabrizio, el “fisio” de Fernando Alonso desde 2004, le hace pesarse mañanas y tardes.

Pasta y brocoli en la nutrición del deportistaLa dieta también influye en el rendimiento del coche

Un apunte curioso: la dieta no tiene solo relación con el rendimiento del piloto, sino también con el del coche. Un piloto demasiado alto puede causar problemas con el peso y la aerodinámica, como le ocurrió a Robert Kubica: a su paso por BMW, tuvo que perder peso y fue uno de los pocos pilotos que no comía pasta, sino alimentos muy poco calóricos. Su dieta fue un poco diferente y apenas consistía en muesli, sopa, pescado y verduras. Por supuesto, ni hablar de dulces, como las galletas o el chocolate, aunque le encantan.

Lewis Hamilton lo tiene más claro: “No tengo alimentos prohibidos porque sé cuidarme durante todo el año. La semana que hay carrera tiene dos partes muy diferenciadas y la segunda es la más importante. Estar desde el jueves en el circuito con el equipo se limita a buenos platos de pasta, ensaladas, carnes y muy buena hidratación, sin dejar de lado la fruta”.

Tal y como apunta Ceccarelli, cada piloto es como un motor de características únicas, y probablemente no haya dos equipos donde las dietas sean exactamente iguales. Lo que sí coincide es el objetivo que se quiere alcanzar: el rendimiento óptimo del piloto.

Autor: M.Quintanilla

Via: F1AlDia

Compartir Esta Entrada En