Aminoácidos ramificados y la hipótesis de la fatiga central

La hipótesis de la fatiga central sugiere que el incremento de los niveles cerebrales de serotonina pueden alterar la función del sistema nervios central y lleva a la aparición de la fatiga.

Por tratarse de un tema especialmente técnico, creo que antes de continuar debería presentar a los actores que van a participar en la función, actores que de una forma u otra van a facilitar, prevenir o actuar, a favor o en contra de la aparición de la fatiga central en los deportistas de fondo, tema que tratamos hoy.

Los actores son los siguientes:

  • Serotonina: en el sistema nervioso central, la serotonina representa un papel importante como neurotransmisor, en la inhibición de: la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito, al sexualidad y el apetito. Estas inhibiciones están relacionadas directamente con síntomas de depresión, los antidepresivos se ocupan de modificar los niveles de serotonina.
  • Triptófano: Aminoácido esencial, precursor de la serotonina, promueve la liberación de ésta, que como acabamos de comentar esta involucrada en la regulación del sueño y el placer.
  • Albúmina: se encuentra en gran proporción en el plasma sanguíneo, es sintetizada, y, por decirlo de alguna manera, sirve de medio de transporte para algunas sustancias.
  • Aminoácidos ramificados: valina, leucina e isoleucina, participan de forma especialmente interesante como fuente de energía y para la síntesis proteica.
  • Ácidos grasos libres: quedan libres de su unión con los triglicéridos durante el ejercicio para poder utilizarlos como fuente de energía en el músculo.

¿Qué sugiere la hipótesis de la fatiga central?

La idea básica es que el incremento de los niveles cerebrales de serotonina puede alterar la función del sistema nervioso central y llevar a la aparición de fatiga.

¿Qué ocurre?

El triptófano, precursor de la serotonina, circula por la sangre unido a la albúmina, pero es el triptófano libre el que atraviesa la barrera hematoencefálica actuando como precursor de la serotonina, el paso por dicha barrera se encuentra equilibrado porque la entrada y salida del triptófano se encuentra regulado por aminoácidos neutros, entre ellos los aminoácidos ramificados. El problema surge cuando de alguna manera la cantidad de aminoácidos ramificados que regulan dicho paso se ven disminuidos por alguna razón, como consecuencia, aumenta la cantidad de triptófano que pasa la barrera hematoencefálica y…la serotonina se hace fuerte.

¿Cómo ocurre?

Durante el ejercicio prolongado los aminoácidos ramificados son utilizados por el músculo como fuente de energía, como consecuencia de esto sus niveles en sangre disminuyen. Por otro lado un nuevo actor entra en escena, en este caso se trata de los ácidos grasos libres que como consecuencia del ejercicio aeróbico se utilizan como fuente de energía, para esto, pasan a sangre y ¡casualidad!, los ácidos grasos libres son capaces de desplazar al triptófano de su unión con la albúmina que lo mantenía quietecito.

En resumen,

El triptófano libre es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica con mayor facilidad por dos motivos: por un lado su concentración está aumentada tras su separación de la albúmina, y por su posición de fuerza con respecto a los aminoácidos ramificados cuya concentración ha disminuido por consumirlos como fuente de energía.

¿Qué hacer?

Pues en principio la combinación de dieta pobre en triptófano y la suplementación con aminoácidos ramificados durante el ejercicio físico daría lugar a la compensación del aumento de niveles de triptófano durante el ejercicio de larga duración y por tanto evitaría la aparición de la fatiga central.

Investigadores realizaron un experimento siguiendo este mismo razonamiento, en este caso, encontraron un descenso muy significativo de las concentraciones de triptófano libre tanto en sangre como en el líquido cefalorraquídeo, así, quedaría demostrado en parte el razonamiento sobre triptófano-serotonina-cansancio

El siguiente paso sería poder aplicar este experimento a la realidad de la práctica deportiva y aquí es donde nos encontramos los vacíos

La estrategia más apropiada consistiría en la combinación de soluciones de carbohidratos al 6% y pequeñas cantidades de aminoácidos ramificados para retrasar la fatiga, la intención es evitar el aumento en la concentración de triptófano libre y reducir su capacidad para atravesar la barrera hematoencefálica y llegar al cerebro. Pero como sabéis en nutrición deportiva y en el estudio de la nutrición en general las cosas no son blancas o negras, estudios recientes han demostrado que no hubo diferencias entre los resultados en relación a la concentración de ácidos grasos libres para evitar desplazar al triptófano de su unión con la albúmina tras el consumo de una bebida rica en carbohidratos y una bebida rica en carbohidratos y aminoácidos ramificados.

Esta última afirmación no quiere decir que no podamos utilizar los aminoácidos ramificados durante el ejercicio para compensar la oxidación de aminoácidos que se produce en los ejercicios de larga duración tras la disminución del glucógeno muscular.

Como podéis comprobar el uso de suplementos  a la ligera está en las antípodas de cualquier método de actuación  coherente en materia de suplementación en nutrición deportiva

Espero que haya sido de vuestro interés, espero vuestros comentarios

Autor: Diego Amores de Gea

Compartir Esta Entrada En