Música. Ideas Para El Uso Práctico del Equalizador

En la entrada anterior vimos con detalle las distintas bandas de frecuencias que se pueden ajustar con un equalizador, hoy en esta entrada, vamos a darle un enfoque más práctico, y por ello a continuación os ofrecemos una serie de consejos o trucos para hacer un ajuste correcto en el equalizador. Todo esto no sin antes recordaros, que el aparato más sofisticado para conseguir un sonido óptimo no es otro que, nuestro oido, por ello debemos entrenarlo adecuadamente intentando entre otras cosas reconocer los excesos o defectos asociados a las frecuencias de sonido, como por ejemplo un exceso o cadencia de graves…o todo lo contrario de agudos.

Como norma general, a cada instrumento se le puede dar cuerpo aumentando su frecuencia fundamental. Atenúa ésta frecuencia si el sonido es muy grave o indefinido. Aumentando los armónicos le das mas presencia y definición, así que atenúalos también si el sonido es muy violento. Por otra parte, ten en cuenta que ecualizaciones extremas reducen fidelidad, pero pueden crear efectos interesantes: por ejemplo, cortando bruscamente los graves y los agudos de una voz se consigue el sonido telefónico.

Las siguientes son algunas sugerencias de frecuencias que puedes ajustar con los ecualizadores. Si quieres lograr el efecto deseado, aumenta en esa frecuencia; si no lo quieres, atenúala.

•   Bajo: Cuerpo y profundidad en 60 Hz, áspero en 600 Hz, presencia en 2.5 kHz y ruido de cuerda a partir de los 3 kH.

•   Guitarra acústica: Cuerpo en 80 Hz, presencia en 5 kHz, sonido de púa por encima de 10 kHz.

•   Guitarra eléctrica: Pegada en 60 Hz, cuerpo en 100 Hz, estridente en 600 Hz, presencia en 2-3 kHz, latosa y rasposa arriba de los 6 kHz.
•   Batería: Cuerpo en 100 Hz, apagada en 250-600 Hz, trash de 1 a 3 kHz, ataque en 5 kHz, seca y enérgica en 10 kHz.

•  Bombo: Cuerpo y potencia por debajo de los 60 Hz, acartonado 300-800 Hz (corta de 400 a 600 para conseguir un mejor tono), y el kick o ataque en 2-6 kHz.

•   Percusión: Brillo y presencia en 10 kHz.

•   Saxo: Cálido en 500 Hz, duro en 3 kHz, sonido de llaves por encima de 10 kHz.

•   Voz: Cuerpo en 100-150 Hz (hombre), cuerpo en 200-250 (mujer), sonido nasal en 500-
1000 Hz, presencia en 5 kHz, y sonido de ‘s’ arriba de 6 kHz.

 

Autor: M.Quintanilla

Fuente: Beats & Bytes – Fitness Sound Academy

Compartir Esta Entrada En